Indonesia

La peleas de gallos en Bali ( Indonesia )

Peleas de gallos en Bali


Gallos por aquí y gallos por allá, hay una auténtica fiebre aviar en la isla. Sueñan con gallos felices.


Peleas de gallos en Bali


Muchos son los que crian gallos para hacerlos pelear o por simple placer de criarlos y educarlos en la pelea, aunque no todos son aptos para esta actividad.

 

Peleas de gallos en Bali


Decidí aventurarme ese día, sin rumbo fijo, en busca de los quehaceres diarios del estilo de vida de Bali con una motocicleta alquilada, y la encontré.
Me perdí por las carreteras y pueblos, es muy difícil saber cuando empieza y termina cada uno de ellas ya que tienen la costumbre de edificar siempre al lado de la carretera, me dió la sensación de que las ciudades nunca terminaban.

 

IMG_0281


En uno de mis encuentros conocí a una persona mayor con unas jaulas para gallos, su nieto nos hizo de traductor. En un momento organizamos una visita a una pelea de gallos con salida inmediata. Subió en la moto y me guió a lo que parecía ser un casino al aire libre totalmente rupestre, con apuestas totalmente ilegales, por supuesto. Entre las apuestas ofertadas estaban las peleas de gallos. Ni qué decir que en el mismo lugar te podias cortar el pelo al aire libre o comer pollo rostizado. Si no me pasó por la cabeza cien veces la idea que iba a contraer la gripe aviar no se me pasó ninguna.

 

Peleas de gallos en Bali


Aunque la gente está interesada en los turistas y dan conversación sin pedir nada a cambio no se vuelven para nada pesados, Bali es una visita muy relajada.

 

Peleas de gallos en Bali


Formando un círculo, como una plaza de toros, el público se agolpaba a ver los enfrentamientos, era difícil encontrar un hueco. Quise apostar para probar mi fortuna, pero al sacar mi billete, al cambio eran 5 euros, se echaron a reír, la apuesta mínima eran 10. Apuestan fuerte y van a por todas.

 

IMG_0449


A los gallos les atan una navaja en una o en ambas patas para que los enfrentamientos no sean interminables, aunque se convierten en crueles, en el mejor de los gallos el perdedor se queda cojo.


Cuando mi compañero de viaje terminó con todo su dinero lo llevé a su casa y me invitó a su casa a tomar unos cocos, quería que me quedara y presentarme su familia … Podéis ver todas las imágenes a pantalla completa en el apartado de Fotografías.